Cómo evitar que la fruta se estropee en verano _Frigorífico

Cómo evitar que la fruta se estropee en verano

Clara
Clara La más práctica y efectiva

Durante estos meses el consumo de frutas aumenta particularmente en los hogares. Eso sí, para no desperdiciar parte de nuestra compra, debemos saber cómo hacer frente al calor para conservarla durante más tiempo en las mejores condiciones.

Estos son algunos de los pasos que debes seguir para que sus propiedades y nutrientes se mantengan en buen estado:

Almacénala en el lugar adecuado
No toda la fruta ha de guardarse en el frigorífico sino que hay algunos alimentos, como las frutas tropicales, que es aconsejable guardar fuera. Eso sí, en ese caso hemos de escoger un lugar fresco, seco y alejado de la luz, ya que el calor y la humedad acelerarían su deterioro. Además, has de tener en cuenta que en esta época lo ideal es comprar fruta que no se encuentre en un estado avanzando de maduración. En caso contrario, sí que podríamos introducir puntualmente en la nevera la pieza con la intención de consumirla en un corto espacio de tiempo.

Quítale el envase/envoltorio
Para conservar mejor las piezas de fruta es recomendable que las guardes por separado, dejando suficiente espacio entre las mismas y fuera de las bolsas de plástico o envoltorio que las contienen. Sólo en algunos casos, cuando lo que se quiere es acelerar el proceso de maduración de determinadas frutas como los aguacates, se deben dejar fuera del frigorífico y dentro de bolsas de papel.

Separa la fruta según maduración
Durante su proceso de maduración algunas frutas, como las manzanas, desprenden gas etileno, cuya cantidad aumenta a medida que la pieza empieza a deteriorarse. Cuando este gas alcanza a otras frutas cercanas puede hacerlas madurar más rápido de lo deseado y acelerar su deterioro, por lo que si contamos con una pieza demasiado madura es importante que no la mezclemos con el resto.

Utiliza el cajón especial
Si utilizas este apartado de tu frigorífico, especialmente diseñado para la conservación de los nutrientes y propiedades de estos alimentos, podrás triplicar su tiempo de consumo óptimo. Además, gracias al control de humedad que incorporar los últimos modelos del mercado, podrás ajustar este parámetro a las condiciones idóneas, ya que por ejemplo la fruta necesita mayor grado de humedad que la verdura.



Lávalas y córtalas antes de consumirlas
Es importante lavar la fruta antes de ingerirla pero tan sólo si pensamos comerla justo después. Si lo que pretendemos es guardarla en la nevera es conveniente no introducirlas mojadas o húmedas, ya que aceleraría su deterioro. En el caso de que queramos introducirla cortada pasaría algo parecido, ya que se precipitaría la oxidación del alimento. Si aun así queremos hacerlo, un truco a utilizar es rociar los trozos resultantes con limón, un potente antioxidante natural, y guardarlos en tuppers o bolsas herméticas.

Opta por la congelación
Si no vas a poder consumir toda la fruta comprada en un estado óptimo de maduración puedes optar por congelarla. Hay determinados tipos, como los frutos rojos, el melón o la piña, que son más aconsejables. Lávalas, córtalas en pequeños trozos y retira todas las partes no comestibles (como las semillas). Una vez hecho esto, pues optar por guardarlas en tuppers o bolsas herméticas en tu congelador, cuya temperatura debe rondar los -18ºC.

x
Encuesta
Pregunta 1/4
¿Te ha resultado útil la información del artículo?
Pregunta 2/4
¿Lo recomendarías a un amigo?
Pregunta 3/4
¿Qué marca de electrodomésticos asocias a este artículo?
Pregunta 4/4
Si tuvieras que comprar un electrodoméstico, ¿qué marca elegirías?