Errores que sueles cometer al utilizar tu placa _Placa

Errores que sueles cometer al utilizar tu placa

Aunque el mecanismo sea aparentemente sencillo seguimos cometiendo una serie de fallos habituales a la hora de emplearla. Y todo ello repercute no sólo en el resultado de nuestros platos sino también en la propia vida útil del electrodoméstico, por lo que es importante que sepamos corregirlos a tiempo.

Cada uno comete sus propios errores, pero sí que suele haber varios generalizados que se repiten en muchos hogares. Entre ellos:

• No vigilar la temperatura del aceite
A todos nos ha pasado alguna vez que se nos haya quemado. Cuando esto ocurre no sólo afecta al sabor, sino que además el propio aceite pierde sus propiedades y puede ser perjudicial para la salud. Si, por el contrario, introducimos el alimento cuando éste está a una temperatura inferior a la adecuada se cocerá en vez de freírse, además de absorber innecesariamente gran cantidad del aceite.

• Desconocer el nivel de potencia adecuado
Acertar con el nivel es muy importante para conseguir un buen resultado final. Sin embargo tendemos a ponerlo muchas veces a una potencia elevada para ganar en rapidez, sin tener en cuenta que no llegaremos a la temperatura idónea adecuada para muchos platos como el estofado (nivel medio) o el arroz (nivel bajo), por poner tan sólo unos ejemplos.

• Utilizar recipientes inadeacuados
Si tienes una placa de gas o vitrocerámica podrás utilizar la práctica totalidad de materiales. Pero si cuentas con una de inducción, has de saber que tan sólo has de cocinar con recipientes que tengan una base ferromagnética.

• Utilizar un tamaño incorrecto
Si el recipiente escogido sobresale del fogón, o podemos ver gran parte de la superficie de calor encendida a su alrededor, es que no estamos utilizando el tamaño correcto de nuestra vitrocerámica, algo de lo que no tenemos que preocuparnos en las placas de inducción donde sólo se activa la superficie en contacto con del recipiente. Si lo que cuentas es con una placa de gas es importante que la llama no toque nunca el lateral del recipiente

• Cocinar sin tapa
Muchas veces lo hacemos sin ser conscientes del gasto de energía que desperdiciamos con este pequeño gesto. Algo que ocurre tanto si no la utilizamos como si la mantenemos desplazada durante el proceso de cocción. Eso sí, algunas recetas pueden precisar que se realice sin tapa con el objetivo de evaporar el líquido del interior.

• No tener en cuenta el calor residual
Si tenemos una vitrocerámica, cuando el punto de cocción o fritura ha de ser preciso tenemos que tener en cuenta que el calor residual sigue actuando una vez apagada la placa. Por ello, a no ser que queramos aprovecharnos de él para servir nuestros platos calientes en el acto, debemos de apartar los recipientes siempre al terminar.

• No limpiarla correctamente
Si dejamos restos de alimentos sobre el cristal, como azúcar, podemos ocasionar pequeñas muescas que acabaran poco a poco deteriorándola. Así que es importante que la mantengamos limpia y que no utilices productos abrasivos o materiales que puedan alterar la superficie.

¿Y si la solución fuera más fácil de lo esperado?

A sabiendas de la repetición de estos frecuentes errores, y con el objetivo de intentar reducirlos y hacer la vida un poquito más fácil a los usuarios, algunos fabricantes han lanzado al mercado nuevos modelos con funciones automáticas de lo más prácticas. Éstas son 4 de las más útiles que puedes encontrar:

• TFT táctil
Gran parte de las veces desconocemos cuál es el nivel de potencia que le conviene al alimento que vamos a cocinar. Tampoco estamos seguros de cuánto tiempo debemos freírlo o cocerlo y, en consecuencia, no siempre acertamos. Por eso, algunas placas te permiten seleccionar la receta previamente a través de su menú, activando automáticamente el tiempo y la temperatura perfecta para cada caso.

• Control de temperatura
Gracias a esta práctica función, disponible en los modelos de placa más punteros del mercado, podrás saber cuándo el aceite está a la temperatura ideal, ya que te avisará con un pitido. Así podrás no sólo introducir el alimento en el momento justo sino también evitar que el aceite se queme.

• Sensor de cocción
Controla de forma automática la temperatura del alimento que estás cocinando, haciendo que se mantenga siempre constante. Basta con colocar el accesorio en un lateral para asegurarte que durante todo el proceso sea la correcta.

• Flex inducción
Uno de los mayores beneficios de la placa de inducción es, precisamente, la flexibilidad a la hora de utilizar su superficie. Al activarse ante cualquier contacto, y no sólo por fogones, te permite utilizar recipientes de hasta 32 cms en algunos modelos, haciendo que sea muy útil para cocinar grandes cantidades o determinadas elaboraciones como la paella. Además, su superficie rectangular de gran tamaño puede utilizarse con una única temperatura o bien dividirla en 2 y usar recipientes de formas convencionales o incluso rectangulares, ideales para el pescado.

Valora la noticia
0 / 5
x
Encuesta
Pregunta 1/4
¿Te ha resultado útil la información del artículo?
Pregunta 2/4
¿Lo recomendarías a un amigo?
Pregunta 3/4
¿Qué marca de electrodomésticos asocias a este artículo?
Pregunta 4/4
Si tuvieras que comprar un electrodoméstico, ¿qué marca elegirías?